¡Hola a tod@s!

Hoy vengo con un post muy especial, Bali.

Como sabéis los que me seguís por las redes sociales,  Bali  fue el destino final de mis vacaciones de verano.

Era la primera vez que viajaba para la parte este del hemisferio, siempre suelo viajar para el oeste, y reconozco que tenía muchos nervios y curiosidad por conocer la cultura Tailandesa y la Balinesa.

Y no me decepcionó en absoluto todo lo contrario,  me encantó y me enamoró.

Empezando por sus gentes, humildes y amables, siempre sonrientes. Es lo que más destacaría si me tuvieran que preguntar alguna cualidad.

Y siguiendo por sus paisajes, playas, arrozales, ciudades etc. Todo te cautiva y te enamora,  por no hablar de la comida. Definitivamente no puedo decir nada negativo.

¡Ah bueno! ¡Y los masajes! Volví como nueva y encima tienen unos precios súper económicos.

En esta foto en el avión de la Thai, que ofrece un vuelo directo  Madrid- Bangkok, aunque nosotros finalmente por problemas de la compañía tuvimos que viajar un día más tarde y volar con escala en Frankfurt.

Thai

Llevo sudadera de Zara de la nueva temporada, siempre busco looks cómodos y calentitos ya que paso mucho frío en los aviones, éste me pareció  ideal para viajar.

En nuestra llegada a Bangkok, nos alojamos en el Eastin Grand Hotel Sathorn.

El lujoso Eastin Grand Hotel Sathorn está comunicado con la estación de BTS Skytrain de Surasak a través de una pasarela propia.

Eastin Grand Hotel

03_Swimming_pool

A solo unos paso pudimos disfrutar del famoso centro de masajes Health Land Spa, donde dos horas de masaje (nosotros escogimos el tailandés) tienen el módico precio de 13€ persona. También ofrecen  una extensa carta con diferentes servicios y tratamientos, las instalaciones son estupendas y lo que me llamó la atención es que la mayoría de la clientela era local.

Health Land

Después del masaje ya estábamos listos para tomar una copa con nuestros amigos Alicia y Javi en el mítico hotel Lebua State Tower, concretamente en el Sky Bar.

Visita obligada si quieres tomarte un aperitivo con unas vistas increíbles de Bangkok. Fue una feliz coincidencia del destino encontrarnos allí. 🙂

Lebua State Tower Sky Bar

Sky Bar Bangkok

Después del aperitivo nos fuimos a cenar al famoso restaurante de comida tailandesa Blue Elephant, que casualmente estaba debajo de nuestro hotel.

Llevo vestido de Zara y cinturón de Zara (old), clutch de Primark (old).

Es un restaurante precioso de estilo colonial donde se pueden degustar los mejores platos de la gastronomía tailandesa.

blue-elephant-restaurant-interior-view

Blue Elephant

P1030568

P1030570

Blue Elephant

Después de la deliciosa cena nos fuimos a otra parada obligatoria en Bangkok si quieres disfrutar de  un poco de shopping a altas horas de la noche,  el Night Market donde debes regatear siempre antes de comprar algo 😉

Night Market

Al final terminamos a las 3 de la mañana, nos fuimos a dormir porque teniamos que coger un vuelo que nos llevaría a nuestro destino final, Bali.

La primera parada fue Canggu, situado al Suroeste de la isla, lugar perfecto para practicar surf en sus famosas playas como Echo Beach y Batu Bolong.

Batu Bolong

Batu Bolong

A nosotros nos gustó mucho más la playa de Batu Bolong, nos pareció más cómoda, con más ambiente y para nosotros que no somos pros del surf más fácil 😉

Había una gran variedad de chiringuitos pero nosotros nos enamoramos de Old  Man´s, sus instalaciones, su comida y su buen ambiente nos cautivaron desde el primer día.

Old Man´s

Old Man´s

Batu Bolong

La escuela de surf la teníamos en la misma playa y podías reservar una clase de dos horas por sólo 20€.

Yo no quería coger monitor, pero me aconsejaron que así lo hiciera ya que hay muchas corrientes y el mar es muy fuerte. Además gracias a mi profe mejoré muchas cositas ya que me dio un par de tips que  nunca voy a olvidar 🙂

Batu Bolong

Nos hospedamos en hotel The Kirana , que estaba a escasos metros de la playa. Tanto la comida como el trato fueron fantásticos. Obviamente aprovechamos para darnos un masaje balinés, por invitación del hotel.

The Kirana

the-kirana-bali--rice-field-and-lobby-reception

Me encantó nuestra rutina en Canggu, por la mañana cogíamos la moto que la alquilábamos en el mismo hotel por 3€ al día, y nos íbamos a Seminyak para hacer shopping.

Era una media hora de trayecto y me encantaba ver todos esos paisajes, los arrozales, las casitas y pueblitos, los locales y su forma de vida.

Allí es donde se encuentran el famoso Kudeta y Potato Head, ambos referentes de la noche balinesa donde puedes cenar manjares mientras escuchas a un dj en directo y gozas de las mejores vistas al mar.

En Kudeta tomando un coktail en la barra antes de pasar a la mesa.

Kudeta

 

Kudeta

Aquí en Potato Head pasando otra noche divertida con amigos. Ya habíamos terminado de cenar y pasamos a tomar las copas en una “cama” con vistas al mar.

Potato Head

Potato Head

El templo de Tanah Lot es otra de las maravillas que nos ofrecen esta isla, ubicado en el mar parece algo mágico e irreal.

Tanah Lot

Tanah Lot

Ali y Javi “jugandose” la vida por obtener la mejor foto. ¡Que vértigo me dio verlos ahí!

Tanah Lot

P1030615

P1030621

P1030617

Tanah Lot

Tanah Lot

Otro de nuestros restaurantes favoritos en Canggu para cenar es Deus Ex Machina, una vez a la semana puedes ver una peli al aire libre en su gran pantalla, y los martes si cenas allí puedes tatuarte gratis (un tattoo pequeñito obviamente).

Después de 5 días fantásticos en Canggu nos dirigimos a la zona central de la isla, Ubud.

Allí nos quedamos en el Ayung Resort Ubud, un maravilla arquitectónica en medio de la selva donde te da la sensación de estar aislada del mundo entero.

Ayung Resort Ubud

Ayung Resort Ubud

Las impresionantes esculturas en la entrada del hotel.

Ayung

Si vas a Ubud hay que visitar Sacred Monkey Forest Santuary y después ir al pueblo donde encuentras miles de tiendas para hacer las mejores compras.

Monkey Forest

Monkey Forest

Monkey Forest

Monkey Forest

Monkey

Melollevoen3colores

Llevo camiseta de HM (SS 2014), falda de Zara y sandalias Zara (SS 2014), bolso Michael Kors.

Ubud

Las ofrendas son extremadamente importantes en la práctica diaria de la religión balinesa, e incluso, en su misma vida social, aquí un mono entre ellas buscando algo para comer.

Monkey Temple

Monkey Forest

Monkey Forest

Monkey Forest

En nuestro hotel Ayung Resort Ubud listos para la cena.

Ayung Resort Ubud

Ayung Resort Ubud

Ayung Resort Ubud

Y hasta aquí la primera parte del post de Bali.

Me dejo muchas cosas pero he intentado resumir lo que me parecía más importante y que fuera de vuestro interés.

En la segunda parte os contaré nuestra estancia en las Gili Islands y en Jimbarán.

¡Espero que os haya gustado y que disfrutéis del fin de semana! ¡Os mando un besazo! 🙂

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: